Senderismo

Amanece con una nevada de las buenas, de las de antes… de las que aun con su poca altura, tapiza completamente de blanco nuestro objetivo de hoy… Las Machotas, las «montañas isla» del subsistema de los Montes Escurialenses.

Partimos desde la población de Zarzalejo, tomando la calle de la Fuente Zuzana, que es el recorrido del propio GR10, y en muy poco alcanzamos la caracteristica «Fuente Del Rey»… y sus hermosísimos castaños entre los que destaca el «abuelo» bautizado con el mismo nombre de la fuente… Ya estamos pisando nieve… poca pero nos acompaña toda la subida a través de ladera sur, entre arbustos y rocas que en ocasiones forman escalonamiento, y siempre siguiendo senda serpenteante que evita los principales obstáculos.

Mas nieve cuando llegamos al Collado Entrecabezas, que realmente es “entreMachotas”, donde nos recibe la alargada fuente-abrevadero, y directamente sin más preámbulos  nos lanzamos hacia la cumbre más oriental de las Machotas siguiendo una estrecha senda que en diagonal acomete ascensión por ladera y entre grandes bloques graníticos. Alcanzamos la Machota Baja, a la que llegaremos tras haber superado una meseta  y una cumbre secundaria que se alza sobre el valle para transitar de norte a Sur y buscando la mejor senda entre la nieve y alguna que otra zona helada alcanzar las rocas somitales.

Descenso hasta el Collado Entrecabezas por un sendero paralelo al de subida, un centenar de metros más al este, para una vez en aquel, volver a remontar, ahora en dirección oeste de nuevo otro sendero entre roquedos y arbustos también con zonas nevadas, y algo de hielo que nos obliga a ir con cuidado. La senda nos deposita en la amplia falda altiplana sobre la que unos grandes bloques graníticos señalan el punto más alto «La Machota Alta».

Continuando por el sendero en dirección norte, y sin apenas perder altura alcanzamos el  Risco del Fraile, que según cuenta la leyenda es la transformación en roca de aquel religioso que su pecado le llevó a este lugar y situación.

Bordeamos por su base “al Fraile” y nos encaminamos por senda descendente muy poco evidente, y hoy sin traza ya que la nieve lo cubre todo, en busca del otro gran Castaño, el otro «abuelo» el Castaño Del Cotanillo. No está al paso, hay que buscar un poco en el fondo de una vaguada, pero merece la pena… es un rincon tranquilo, silencioso, casi mágico, la inmensidad del arbol sobrecoge, es de esos sitios en los que te sientes bien, tranquilo…

Salimos de la vaguada y volvemos sobre la senda de descenso y ya hacía el pueblo de Zarzalejo… siguiendo cercas construidas con piedra… cruzamos un par  puertas, y siempre hacía abajo ahora a través del pinar que nos recibe con un característico olor a resina.. y, hasta el pueblo…. Venimos por el Camino de San Lorenzo y nos sale a recibir la Fuente del Caño Viejo y aprovechamos el paso por el Pueblo para visitar la iglesia parroquia de San Pedro (1.492- 1.619).

Muy buena ruta, montañas no muy altas y poco conocidas pero sorprendentemente atractivas, un entorno ideal para una jornada de montaña auténtica.

 ¡¡ Nos vemos en las montañas !!