49 – 2020 Enero – Montes de Toledo – Rocigalgo y Botija

49 – 2020 Enero – Montes de Toledo – Rocigalgo y Botija

Fin de semana de senderismo de montaña,  recorriendo rutas de excepcional belleza, en los Montes de Toledo, el pleno Parque Nacional de Cabañeros, ascenciendo a su techo: El Rocigalgo

Sierra y Cumbres de Botija

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/sierra-de-la-botija-circular-senda-carlus-45983779

Ruta circular muy próxima al límite norte del el P.N. de Cabañeros que nos ofrece una perspectiva y visión general de la zona.
Salimos desde el área recreativa de Las Becerras (680 mts.) en dirección oeste, bordeando el campamento municipal. Enfrente de un puente de madera sube muy empinado un camino de piedra y pizarras. lo tomamos hacía arriba.

Después de una corta pero rotunda rampa desembocamos en la pista que conduce a media ladera hasta el área de La Cabrera (no llegaremos allí, la abandonamos antes) por la que transitamos algo menos de 2 km. punto en el que «sin ningún camino evidente» abandonamos la pista y nos elevamos hacia el norte por trochas y rastros de corzo apenas perceptibles. En su apertura dejé hitos tanto en la entrada de la pista como a lo largo de la subida. Mucha intuición… y si no… gps y no salirse del track, es exacto.

Tras superar toda la ladera norte del Botija alcanzamos la zona rocosa y cumbre de la cota mas alta de la Sierra de La Botija con sus 1.108 mtrs., si bien el vértice geodésico no se encuentra en este punto, sino en una cota mas abajo siguiendo el cordal hacia el sur,
Transitamos ahora por vereda y entre rocas, en suave descenso, hasta una pirámide rocosa sobre la que se ubica el vértice del Botija, 1085 mtrs. al que se sube tras una trepada.

Seguimos en dirección sur, en breve descenso alcanzamos una ancha pista forestal que a través de todo el cordal nos conduce al Collado de la Ermita sobre unos mil metros de altura, Una vez en el collado, continuamos en dirección sur una pista forestar en desuso, que sale a la izquierda, y por línea de cumbres nos sitúa en el alto llevará hasta las antenas de telefonía (1079 m.) que es el punto de enlace de los cordales con la Sierra Toledana.
Vuelta sobre nuestros pasos, ahora tomando dirección norte hasta el Collado de la Ermita.
Cogemos la pista que sale a nuestra derecha bajando, en dirección noreste… no la abandonamos, pasamos por la casa del Valdestaquillas y desembocamos al fondo del valle en el camino de las Becerras a la Caseta del Parque. En la intersección, giramos a la izquierda (norte) y ya sin dejar la pista desembocamos de nuevo en el aparcamiento de las Becerras.
La calificación de la ruta en cuanto a su esfuerzo distancia y desnivel es «moderado», en cuanto al seguimiento de la ruta, en su primera parte (Senda Carlús) es «difícil».

 

Rocigalgo, techo de los Montes de Toledo – Parque Nacional de Cabañeros

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/rocigalgo-circular-chorro-y-calanchera-45986779

El Cerro del Rocigalgo, Corocho del Rocigalgo o simplemente el Rocigalgo (tres denominaciones para esta misma montaña) con sus 1.449 m. es el punto más elevado de los Montes de Toledo, y se encuentra en la parte más septentrional del Parque Nacional de Cabañeros, denominado así por la existencia de numerosas cabañas, construcciones típicas de la zona

Partiendo del Pueblo de Navalucillos, y por la carretera CM-4155, en dirección a Robledo del Buey, a unos 9,5 km. desvío con indicación del Parque por pista de tierra (apta para coches) hasta el río Pusa, pasado el cual se girará a la izquierda para seguir recto y, finalmente, llegar al aparcamiento y caseta de información del Parque Nacional.
El primer tramo de la ruta (Ruta del Chorro) transcurre por una pista forestal, acompañada de una buena representación de bosque mediterráneo, encinas, jaras, etc. Pronto llegamos al arroyo de la Arañosa (afluente del Arroyo del Chorro). Es junto al Arroyo del Chorro por donde transcurre casi la totalidad de la ruta de ida hacia el Rocigalgo, al principio remontando por su margen izquierda, la vegetación que nos acompaña los primeros kilómetros, en las cotas más bajas de la ruta, típicamente mediterránea, con un predominio de la jara, sotobosque y encina.
Por un pequeño puente de obra se cruza al margen derecho. El camino, de suave y continua pendiente, finaliza en una pequeña caseta en el arroyo de donde hay una toma de agua. Tras un pequeño repecho por unos escalones, la senda sigue ascendiendo de forma suave.

Más arriba aparece una bifurcación en el sendero donde se indica que la cascada del Chorro se encuentra a tan solo tres minutos hacia la derecha. A unos metros del desvío nos encontramos un pequeño refugio o abrigo de pastor que aprovecha una gran roca a modo de techo. Al pasarlo e ir girando ya se divisa la pasarela de madera que nos conduce hasta el mirador de la cascada del Chorro. Se trata de una espectacular y ensordecedora caída de agua de 18 metros de altura en un estrecho rocoso del Arroyo del Chorro.
Tras contemplar el Chorro regresamos a la bifurcación y seguimos por el sendero, ahora con un pequeño tramo de pendiente más exigente. Tras el repecho, la senda vuelve a suavizarse para llegar a una cornisa de roca donde se ha instalado una cadena pasamanos (aunque es un tramo que no tiene ninguna dificultad.
Pasado este punto y a poca distancia llegamos a la bifurcación que nos conduce a la Chorrera Chica a unos escasos 5 minutos. Es otra caída de agua, en este caso de más pequeña que la anterior aunque también merece su visita.
De regreso a la bifurcación, seguimos ascendiendo sin dificultad alguna siguiendo las marcas de la ruta del Parque hasta volver a cruzar el Arroyo del Chorro.

A partir de este punto, cambio importante de vegetación, pasamos de encinar a rebollar en el que nos introducimos hasta el Collado del Chorro podemos apreciar rocas cuarcíticas cubiertas por alfombras de musgo.
Tras el collado del Chorro nos desviaremos hacia el nordeste (a la izquierda). El último tramo hasta la cumbre es una corta pero exigente cuesta. En la cima, estación meteorológica, un mirador de madera y un promontorio rocoso de vértice geodésico que indica que estamos en el Rocigalgo (1.449 m).
Tras un breve descanso se inicia el regreso por la ruta del Macizo del Rocigalgo, algo más larga que la ruta del Chorro.

 

El camino de vuelta, perfectamente arreglado, no es todo de descenso. Tras una breve bajada viene una pequeña cuesta en cuya parte superior se encuentra un panel informativo acerca de los fósiles y de las señales de actividad biológica que han quedado en estos relieves.
Caminaremos un tramo por la parte alta de la sierra, junto a la divisoria de aguas, con algunas subidas y bajadas, lo que nos proporciona unas espectaculares vistas de las sierras vecinas.
Tras una pronunciada bajada se llega a un collado donde encontraremos un solitario banco de madera desde donde afrontaremos la última cuesta que nos conducirá a la vertiente norte de la Sierra Fría.
Seguimos descendiendo y nos metemos de nuevo en un rebollar o bosque de roble donde el camino es más pronunciado y rápido, la parte final del camino zigzaguea para salvar el desnivel mientras desciende la ladera que da al Arroyo de la Calanchera. Del rebollar pasamos a un tupido sotobosque de jaras y encinas que se atreven a adentrarse en el canchal de esta vertiente.

Finalmente alcanzamos la cota más baja de toda la ruta en el puente de madera que cruza el Arroyo del Chorro, a poco más de un centenar de metros antes de unirse con el Arroyo de la Calanchera. Tras cruzar por el puente, solamente nos queda una pequeña subida que nos conduce al parking de la caseta de información donde comenzamos la ruta.