33 – 2019 Abril – Picos de Europa – Montañas de Riaño

33 – 2019 Abril – Picos de Europa – Montañas de Riaño

Semana santa, abril 2019, estuvimos en los Picos de Europa y disfrutamos de unas ascensiones singulares, «supermontañeras» y poco frecuentadas a las Montañas de Riaño… El Gilbo, Yordas, Jano, Jaido, Muga, Horcadas…

Pico Gilbo, el «Cervino Leonés»

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/gilbo-40347970

Espectacular ascensión en un fabuloso entorno de montaña afilada a través de una preciosa y aerea ruta.

“El Cervino Leones”… o tal vez ¿no tendríamos que decir del Matterhorn: “El Gilbo suizo”? … la comparación es asombrosa y salvando las distancias no tenemos por menos que felicitarnos de tener en nuestra tierra montes como este. Es evidentemente uno de los emblemas de la montaña de Riaño y por extensión, de la montaña leonesa,
El Gilbo nos regala un fabuloso entorno de montaña, una estampa de ensueño y una ascensión preciosa… todo aderezado con un delicioso banquete de panorámicas y rincones de alta montaña. Todo el Gilbo está rodeado de buenos bosques atlánticos de haya, roble y hasta de pino cerca del embalse.
Aquí describo la ascensión por su ruta normal, en época estival, sin nieve y con el terreno seco. Absolutamente desaconsejable con lluvia, y en caso de estar nevado el planteamiento debe de ser el de una escalada invernal en toda regla.

 

Se comienza en el extremo más alejado de Riaño del viaducto sobre el pantano de la carretera que viene de Cistierna, a un kilómetro de Riaño.
Valla con pértiga sobre una pista forestal amplia y cómoda que bordea el embalse, y después de un kilómetro en la confluencia con el arroyo Vallarqué, la abandonamos para tomar un pequeño un camino que, siguiendo el curso del arroyo, primero dejándolo a nuestra izquierda, asciende a la izquierda en dirección al bosque.
El camino al principio atraviesa unos pastos y se introduce para subir por un hayedo, en el que por momentos pierde evidencia, y conviene estar atentos a los hitos. Al final del bosque y sin llegar todavía al collado que tenemos a la vista está una fuente, sobre la cota 1.300 m. momento en el que el camino gira a la derecha dirección noroeste para acometer ascensión en diagonal, trazando una gran zetas y luego ya más directo en búsqueda del Collado del Gilbo (1.429 m.) al que accedemos por un embudo pedregoso y escalonado muy característico.

Desde el collado, pasamos a la otra vertiente (norte) para coger una clara senda hacia el oeste siempre tirando a izquierdas bajo la arista que se eleva hasta la cumbre. Se pasa al lado de un grupo pequeño de hayas. Luego, el sendero remonta la ladera del Gilbo por una marcada rampa con trozos de vira, trozos de canal y ocasionales escalones grandes.
La tónica de la ascensión en su parte final es de un terreno escalonado, muy pendiente y aéreo, no presenta dificultades técnicas ni es preciso superar ningún paso de escalada, está bien señalizado, pero en todo caso es una ruta que precisa especial atención y cuidado.
Se desemboca a la canal antecimera y que con igual tónica de escalones sencillos y muy marcados nos sitúa en el collado que separa las dos cimas de la montaña.

Para alcanzar la cima principal (derecha según subimos) nos encontramos con una rampa herbosa y empinada, con huella para progresar escalonadamente, aereo pero sin complicacion técnica salvo que este mojado.
Cumbre espectacular y con unas vistas indescriptibles… hay que estar allí.
Descendemos desandando el camino hasta el collado entre el Gilbo y la Peña Sarnosa.
Desde el collado, volvemos a descender por el mismo embudo pedregoso y escalonado de la subida y en cuanto nos situamos en los prados inclinados (nos mantenemos en vertiente sur) tomamos senda horizontal que ya sin perder altura bordea las paredes de la Peña Sarnosa nos situa en un segundo collado (1.335 m), del que arranca el largo cresterio de la Peña Vallarqué.
Desde aquí, un claro camino en dirección norte y marcado con señales de “pr” y postes desciende por el hayedo de la canal del Moro (vertiente norte) hasta la zona recreativa de las Viescas, pasando antes por las escombreras de una antigua mina de arsénico.
De las Viescas, en la orilla ya del embalse, sale la pista forestal que nos devuelve al viaducto.

RUTA ASCENSION AL PICO YORDAS 1964 m. (Por camino de San Pelayo y Collado Baguyoso)

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/yordas-por-sanpelayo-y-baguyoso-40163296

Ascensión al pico Yordas (1.964m) saliendo desde la localidad de Liegos (1.130m). Realizamos la ascensión por la vertiente noroeste y la bajada por la vertiente Nnoreste.
En el extremo de la cola del embalse de Riaño, siguiendo la carretera en dirección al Puerto de Tarna, tomamos desvío a la población.
Tomamos el camino de San Pelayo (que en su extensión llega hasta Lois) desde el mismo pueblo, durante unos 5,5 km.
Pasadas unas explotaciones ganaderas en la zona denominada de Los Portales abandonamos el ancho camino que veníamos siguiendo para tomar a mano izquierda y en dirección sureste otro por el que remontamos y ya claramente subimos a la montaña. Pasamos junto a la fuente de La Teja (atención en sus proximidades hay unos fantásticos ejemplares de tejos milenarios).

 

Al poco de superar la fuente, abandonamos esta pista de subida para introducirnos en una senda estrecha y montañera que nos conduce hasta el Collado de Baguyoso (1.699 m.), desde el que se acomete el último tercio y más empinado de la ascensión, restos de sendas y ocasionales marcas de hitos hasta la misma cumbre Yordas (1.964 m.). Desde lo alto disfrutamos de unas magníficas panorámicas tanto hacia el embalse de Riaño y la localidad que le da su nombre, como también hacia una gran extensión de montañas del entorno.

El descenso lo hacemos primeramente con vuelta hasta muy cerca del Collado de Baguyoso, donde se intuye una estrecha y apenas perceptible senda que se dirige a media ladera en dirección sureste con la idea de bordear la zona somital del Yordas, evitando los murallones superiores para tras pasar 3 grandes vaguadas completando semicírculo (siempre con tendencia hacia izquierda y sin perder altura) hasta el Collado de Borín (1.694 m.).
Desde este Collado de Borín tenemos vistas hacía la vertiente norte y nos dejamos caer por un amplio valle y tras un techo largo de bajada se alcanza la zona de vegetación y árboles en donde se sitúa un buen refugio ganadero (1.430m.).
En este punto tenemos pista forestal que desciende por la Vega de Villacienzo y al fondo del Valle nos deposita en el Camino de San Pelayo que continuamos hasta el punto de inicio en Liegos.

RUTA DE ASCENSIONES AL JAIDO, AL  JANO Y LA MUGA – CIRCULAR

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/ruta-al-jaido-jano-la-muga-circular-40190256

Atención: Estamos ante una bella y difícil ruta de senderismo. Precioso e inteligente recorrido, muy poco marcado y de difícil realización sin su conocimiento previo o uso de navegación gps.
Califico como “Muy Difícil” para senderistas y montañeros “medios”. Para gente no iniciada en trepadas o escalada es absolutamente imprescindible contar con medios de aseguramiento (cuerdas, pasamanos, etc.)
Comenzamos tras cruzar el Río Esla por el Puente la Olla, justo en frente de un Refugio de pescadores, nos vamos a la derecha por el PRLE-36 (Camino Real) solo unos quinientos o seiscientos metros para comenzar a ascender por las praderías de Remanganes, (no encontramos más referencia que la de nuestro gps, no hay sendero, apenas algún hito desperdigado y puesto con poco criterio). Ganamos altura por un terreno con algo de bosque y bastante resbaladizo en caso de humedad o lluvia.

Las marcas durante toda la jornada serán restos de sendas y veredas, y algún hito que se enlazarán (no más de 4 o 5) y desaparecerán… luego otro tramito marcado y de nuevo navegación gps…
Con enormes farallones sobre nuestras cabezas continuamos el ascenso hacia la zona conocida como “El Saltadero”. Se trata de un muro muy característico, de caliza oscura que comporta unos pasos delicados. Se trata de cruzar en diagonal y en ascenso una pared bastante vertical, pero en la que encontraremos escalones, apoyos y una especie de vira sobre la que caminar, aunque bastante aérea y si la roca está mojada, puede ser muy peligroso. Hay suficientes agarres, incluso algún cordino. Absolutamente obligatorio asegurar, o fijar pasamanos con cuerda para senderistas no habituados a trepadas y zonas aéreas.

Superado el paso del Saltadero, viene a continuación una larga e inclinada canal conocida como Corte Clara, por la que se asciende de forma directa hasta alcanzar la crestería, al lado de Peña Caballo, las vistas en todas direcciones son fantásticas, especialmente hacia la Montaña de Riaño y Cordillera Cantábrica.
Llegando a la primera cima (Peña Caballo), empezamos a encontrar otra vez zonas “entretenidas” con algo de cresteo y pequeñas trepadas. No hay ninguna parte excesivamente complicada, si nos mantenemos sobre el itinerario. Sí se nos puede complicar mucho la vida si nos salimos…, ya que las trepadas no son expuestas y los tramos de cresta más aéreos son o evitables o muy cortos. En todo caso, todo se justifica plenamente por las impresionantes vistas que tenemos hacia toda la zona del embalse de Riaño, la montaña de León, de Palencia y Picos de Europa…

 

Siguiendo la crestería con dirección al SE, pasaremos por los Picos Jaido o Jano I (o Caballo) al que ascendemos por una estrecha y vertical canal, con una trepada no complicada aunque hay que tener un poco de cuidado con la piedra algo descompuesta. Pasamos a continuación a la siguiente cumbre Pico Jano o Jano II. Seguimos ruta descendiendo al E, por terreno un poco delicado, donde nos ayudaremos un poco de las manos y vamos a continuación hasta zona de praderío bajo un comodo y amplio collado que nos situa para atacr al Pico de La Muga, esta cumbre ya no presenta ninguna dificultad, entrándola por la canal en forma de embudo que cae al SO de la cumbre.

El regreso desde la Muga, bajando por la misma canal, para una vez alcanzado el punto de inicio del ataque, cruzar la ladera S de Los Janos e irnos en dirección a La Gorgolada, (a partir de aquí el terreno es muy cómodo, la bajada aunque larga es progresiva y el mayor problema que vamos a tener es el de los arbustos y localización de las mejores trochas a seguir, ya que la vegetación por momentos y zona, se comen literalmente la senda en más de una zona).
Se alcanza la pista que por la loma que separa el valle de Condobrín del de Las Llampas, y en cómodo descenso nos bajará hasta la ermita Nuestra Señora de Pereda, salimos nuevamente al PRLE-36 y ahora lo recorremos durante un tramo de algo más de dos kilómetros hasta llegar al puente La Olla que cruzamos al comienzo y, por el que volvemos a cruzar el Esla y salimos a la carretera y parking.

HORCADAS, CIRCULAR AL PUERTO

Track disponible solicitándolo a info@sendasymontanas.com o en https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/horcadas-circular-al-puerto-40162502

Se trata de una corta ruta circular que asciende hasta los puertos de Horcadas ofreciéndonos además de un hermoso paseo unas vistas panorámicas excelentes por un entorno de naturaleza desbordante.

Entrando en el pueblo de Horcadas desde el área recreativa del pueblo, tomamos la primera calle que sube a la derecha para encontrar una pista de tierra que vuelve hacia la carretera de Riaño bordeando un conjunto de prados. La carretera se cruza por un túnel dando inicio a un tramo de ligera subida a través de una zona arbustiva de brezos y escobas, curiosamente asentada sobre un pequeño afloramiento de rocas intrusivas. Poco más adelante alcanzamos el ensanchamiento de Las Barciniellas, donde persisten algunos prados en lucha con Zarzas, piornos y serbales. Sin hacer caso del ramal que se desvía en este punto a la derecha de nuestra ruta, seguimos remontando el valle hasta llegar a un giro brusco del camino. La ruta abandona entonces la pista principal para continuar progresando por una senda hermosamente tapizada de hierbas, que sube ya decididamente hacia la quebrada de la Hoz Oscura. Al otro lado del desfiladero se pasa la portillera que da acceso al puerto de Horcadas.

Inmediatamente el camino se divide; por la izquierda se dirige a terrenos de Tejerina, mientras que por la derecha asciende por los pastizales de Horcadas hacia el llamado Chozo del Valle. La senda continúa por encima de la caseta, ganando apenas un poco de altura para localizar una trocha desbrozada a través de un denso piornal. Al otro lado del matorral se sale a una pradera encharcada, que se cruza mejor por su extremo inferior, lo que permite prolongar la ascensión por el fondo del valle, avistando la loma que corona el puerto a la izquierda del resalte calizo de Peñalba.

Desde el alto comienza la bajada de regreso al pueblo, siguiendo la vaguada que rodea la peña y que conduce de forma natural a la fuente La Prada. De allí parte un sendero bien marcado a la izquierda, hacia los antiguos terrenos de Huelde y Remolina, pero la ruta prosigue valle abajo, por la izquierda del arroyo de La Prada, que se introduce rápidamente en la empinada Hoz de los Escalones. Después de un tramo de sendero irregular, la pendiente se suaviza al alcanzar La Retuerta, donde salimos a una pista de tierra que, por la izquierda, desciende a Horcadas describiendo varias curvas cerradas por el interior de una mata de roble. De este modo, tras pasar de nuevo por debajo de la carretera de Riaño, la ruta concluye a las afueras de Horcadas, frente al área recreativa.