23 – 2018 Junio 22,23 y 24 – Moncayo, techo de la Cordillera Ibérica

23 – 2018 Junio 22,23 y 24 – Moncayo, techo de la Cordillera Ibérica

fotos más abajo del texto

DESCRIPCIÓN DE LAS RUTAS:

PICO DE SAN MIGUEL O MONCAYO 2.314 m.

El punto de inicio es el Santuario, a donde llegamos tras un tramo de pista desde el parking. A los pocos metros se llega a la doble bifurcación hacia Collado Bellido. A la derecha se va por el camino al Moncayo, a través del circo de Gaudosio. Continuamos a media ladera ganando progresivamente ascender a lo alto del cordal transitando por un pequeño trozo del GR-90. Al principio a senda se adentra en un pinar y se mantiene más o menos llana para volver a bajar hacia un claro que atraviesa el Barranco de Morca.

Tras una tirada de continuidad por camino se alcanza el Collado Bellido, desde donde se remonta la ladera hasta Pico Lobera. Se trata de la cumbre principal más oriental de la sierra que cota 2.226 mtrs. y dispone de unas vistas espectaculares, como las que ya nos encontraremos en el resto de cimas del cordal.

Descendemos hacia el collado de Morca, llamado precisamente por el antiguo circo glaciar de Morca, que se sitúa justo debajo. Se sube la cuesta y alcanzamos el camino que a través de las lomas nos llevará al Moncayo o San Miguel a 2.314m de altitud y las vistas a la redonda se pierden en el horizonte.

El descenso lo hacemos por la ladera contraria en dirección noroeste, con larga y empinada pedrera pero sin mayor dificultad. La pedrera nos deposita en el Collado Castilla, donde tenemos la Peña Negrilla enfrente también se conoce a este pico con el nombre de Moncayo de Castilla pues queda íntegramente en tierras castellanas.

Se continua el descenso por senda que se abre paso entre la vegetación hasta llegar a las inmediaciones del Prado de Santa Lucia. Tomamos dirección este para entrar en pinar y alcanzar el Pedregal de Haya Seca abierto en medio del Barranco de Agramonte. Estamos en el punto de inicio, el Santuario.

 

RUTA A LAS PEÑAS DE HERRERA

Las Peñas de Herrera forman parte de las estribaciones del Sistema Ibérico, y delimitan los términos municipales de Talamantes, Añón de Moncayo, Calcena y Purujosa de la provincia de Zaragoza.

Iniciamos la ruta en la Calle Mayor de Talamantes en dirección a la Ermita de San Miguel, a la que nos dirigimos, tras unos ziz-zag por zona húmeda y de arboleda, sobre la cota de 950 metros de altitud, nos encaramos a la loma de la montaña. Por la loma tenemos un tramo por el que vamos entre vegetación fundamentalmente, si bien es posible transitar cómodamente. Este es un tramo prolongado con importante pendiente de ascenso, para superar 550 metros de desnivel.

Una vez alcanzado el vértice geodésico de La Tonda, se tiene ganada la mayor parte del desnivel de la ruta y por ende la ruta se vuelve más disfrutona. Se realiza descenso por una especie de pista/cortafuego que conduce al Collado del Campo, en cuyas inmediaciones se encuentra un Refugio con el mismo nombre. En este punto del cordal se sigue, la larga pista, hasta las inmediaciones de la base de la cara oriental de la primera Peña que nos encontramos, denominada Peña de los Castillos (o también denominada de Los Frailes).

Bordeamos el mogote cimero hasta la siguiente Peña, la de mayor elevación y denominada como Peña I ó Picarrón, techo de la ruta con 1.591 mtrs.  La cima del Picarrón es bicéfala y el paso entre ellas es un poco espectacular, pero no difícil. Hay una hondonada ó especie de pozo, que puede servir de protección en caso de mal tiempo, y que parece ser que servía para abastecer de agua al ganado lanar de los pueblos de la zona.

Se desciende la Peña I ó Picarrón por la normal y nos encaminamos hasta el collado que la separa de nuestro siguiente objetivo: La Peña II ó del Camino.  Peña que requiere de escalada para alcanzar su cumbre, suele existir una cuerda que ayuda en su progresión a la cima. La brecha es muy estrecha, y consta de tres escalones que ayudados por la cuerda se superan bien. Su cima es una meseta con una ligera pendiente hacia el Norte.

De la Peña II descendemos hasta el Collado de Valdelinares y de allí nos vamos a la ya muy fácil Peña III del Medio, de similares características a la Peña II, una meseta con inclinación orientada al Norte. Realizamos el  resto del descenso por sendero bien marcado, el GR-90.1 que por el Barranco de Valdeherrera nos devuelve a Talamantes.