22 – 2018 Mayo 19- Sierra de Guadarrama, Secretos de la Pedriza

22 – 2018 Mayo 19- Sierra de Guadarrama, Secretos de la Pedriza

FOTOGRAFIAS MAS ABAJO DEL TEXTO

Desde el aparcamiento de Canto Cochino, vamos a descender en un minuto hasta el rio Manzanares, para cruzarlo por un puente de madera y a continuación subir a la izquierda para, enseguida, volver a desviarnos a la izquierda por una senda señalizada con marcas de pintura blanca y amarilla sobre los pinos.

Subiremos durante casi media hora por este espeso bosque, hasta encontrar una bifurcación en forma de “y” griega. Aquí seguimos subiendo a la derecha y, tras pasar una cerrada curva a la derecha y otra a la izquierda, veremos que el camino se allana, el bosque se despeja, para dejarnos disfrutar de un bonito panorama del Manzanares, con la conocida Charca Verde.

En este breve tramo desarbolado, podemos desviarnos a la derecha y subir cerca de 15 minutos por la máxima pendiente, hasta alcanzar una de las peñas más curiosas de la Pedriza: el Calíz.

Después de disfrutar de las vistas de la Sierra del Francés, la Maliciosa y, en un día claro incluso podremos llegar a ver Madrid. Continuamos en dirección norte por senda muy poco marcada y a veces teniendo que adivinar el paso correcto entre grandes bloques y riscos.

Alcanzamos el collado que forma la Peña del Horcajo y el súper característico Cancho de Los Muertos. Pequeño descenso en diagonal salvando bloques y saltos y a media ladera por senda ahora un poco más evidente llegamos al collado del Cabrón.

En este punto encontramos varios caminos, nosotros debemos continuar por el que sale enfrente de por donde hemos llegado. Subiremos cómodamente por este camino para, después de una amplia curva a la izquierda que nos conduce hasta una pendiente un poco más pronunciadas, algo suavizada por varias curvas, alcanzamos en unos cincuenta minutos desde el collado, un rellano en el que el camino se suaviza, desde donde continuamos a mano derecha. Iniciamos un suave descenso y en poco más de cinco minutos aparece una pequeña senda a mano izquierda marcada con unos montoncillos de piedras, por la que nos desviamos. Estamos en Los Llanillos

Encontraremos pequeños hitos de piedras y algunas otras marcas que nos irán guiando por esta intrincada senda que, aunque a veces pensemos que no lleva a ningún lado, ya que en algún momento nos hará atravesar estrechos pasos entre las rocas o subir por ellas, nos dejará en unos 20 minutos en el impresionante arco de piedra del Puente Pollos. Desde donde veremos en el fondo del valle el gigantesco canto rodado que es el Tolmo, aunque desde aquí parece un pequeño guijarro, a la izquierda la cima del Pájaro y, enfrente el Yelmo.

Iniciaremos vuelta este primer tramo por el mismo sendero hasta encontrarnos con el camino que viene del Collado de la Romera para en descenso siempre entre frondoso bosque llegar a los Cuatro Caminos, y descenso continuado por preciosa senda hasta el arroyo de la Ventana.

Estamos al pie del Pájaro, y remontamos e camino como si fuésemos a ir a su búsqueda, pero lo que nos encontramos es con otro de los riscos o bloques más característicos de la Pedriza… La Calavera.

Buscamos senda que va girando en horizontal hasta un pequeño y escondido collado desde el que descendemos hasta el cauce del arroyo de la Dehesilla para cruzarlo y situarnos bajo el majestuoso y monumental Tolmo.

Camino evidente descendente, fuente y llegada al Refugio Giner.

Volvemos hacia Canto Cochino por la antigua senda que desciende por el margen izquierdo del arroyo de la Dehesilla, bloque de El Cerdito, Pradera de los Lobos, y puente de madera que nos devuelve al aparcamiento de Canto Cochino.