19 – 2018 Febrero 17- Tres Provincias: Ascensión Invernal

19 – 2018 Febrero 17- Tres Provincias: Ascensión Invernal

(para ver fotos, avanzar después del texto)

La Cebollera es un macizo cercano y sin embargo poco conocido, constituye el extremo occidental de la Sierra de Ayllón, y está unida a la de Guadarrama por el paso de Somosierra. El techo es la Peña de la Cebollera Vieja, o Pico de las Tres Provincias con 2.128 metros, que es nuestro objetivo.

La climatología de los últimos días ha hecho situar por fin a nuestras montañas en el entorno y realidad invernal que le corresponde, ni más (como parece que todo el mundo dice…) ni menos, así que tenemos “invernal” de verdad, y nos lanzamos desde las primeras rampas a la salida del pueblo ya con las raquetas como nuestras mejores aliadas para este medio. y nos encaminamos por las primeras empinadas rampas hacia el interior de los pinares que conforman la base de la montaña.

Primero por pista con poca inclinación y luego ya metidos en harina, hacia el fondo del Arroyo de Las Pedrizas vamos ganando altura y disfrutamos de un entorno solitario en el que abrimos huella la práctica totalidad del recorrido. El tiempo empeora conforme ganamos metros… es lo suyo… y lo que toca… y aunque la empinada rampa de la vaguada de las Pedrizas todavía es tolerable, la salida al cordal de las Cebolleras a la altura de los Reajos Llanos (cota 2.020 m.) nos recibe con la tarjeta de presentación de la “bruja de las mil caras nortes”… frio, fuerte ventisca, niebla…

Tomamos dirección norte buscando mantenernos en la línea del Cordal de las Cebolleras, es un tránsito de unos 4 km. ya sin bajar en ningún momento de los dosmil… el paisaje es precioso, pero para otros en otro momento, en esta ocasión estamos con visibilidad de menos de 10 metros, y por momentos “0”… toca “navegar gpseando” en lucha contra los elementos hasta la cumbre.

La sensación de creerte que estás en cumbre porque “ya no hay nada más que subir” y porque el gps te “lo jura”, es una sensación “peculiar”, pero absolutamente recomendable (como lo es siempre en este tipo de condiciones llevar más de un dispositivo… ya se sabe… que si deja de funcionar por los fríos, que si pilas que si tal… siempre por lo menos “2”, así evitamos acabar en un valle desconocido e indeseado).

La única certeza “visual” de nuestro paso por cumbre es el obelisco al guarda forestal que está a escasos metros de cumbre… vamos de bajada, y no paramos tampoco más allá de lo imprescindible para reunir el grupo… la visión sigue siendo inexistente y no podemos separarnos. Mínimo comentario inevitable del lugar (estamos en el “Tres Provincias”): situados de cara al norte: de frente Segovia… a nuestra derecha Guadalajara… a la izquierda Madrid…  es de los sitios y momentos en los que faltan los adjetivos… solo se viven…

Iniciamos el descenso sin parar, sin ver… hay que perder altura rápidamente para recuperar temperatura, el comienzo de los pinares del Cambronal nos señala la bienvenida a un mundo más amigable… a la derecha las Peñas del Reajo del Oso, vemos su perfil pero ni siquiera nos acercamos, es innecesario, todavía la niebla llena todo el paisaje…

Continuamos ya al abrigo de esta inmensa masa forestal… disfrutamos de la nieve virgen… por fin tenemos un buen rato y ambiente de disfrutar…

Terminamos la bajada bajo la fantástica cascada de Los Litueros, nacimiento del Rio Duratón, desde la que brotan los chorros de agua entre las megalíticas columnas de roca… todo un espectáculo de naturaleza en estado puro que te impregna los cinco sentidos…

Nos vemos en las montañas

17/Febrero/2018