17 – 2018 Enero 20 – Ascensión Invernal al Ocejón

17 – 2018 Enero 20 – Ascensión Invernal al Ocejón

El  pico Ocejón 2.049 m. es una de las cotas más altas de la provincia de Guadalajara (nominalmente es el Pico del Lobo, si bien este comparte provincia con Segovia), montaña de geogénesis sinclinar con roca predominantemente pizarrosa y una aislada situación que le confieren la denominación de montaña «isla», con lo cual su visibilidad se extiende por un amplio territorio.

Con estos antecedentes y una buena nevada se convierte en un objetivo montañero de primer orden, y reto al que no nos hemos podido resistir, y pertrechad@s con equipación de riguroso invierno, raquetas y crampones nos lanzamos a su ascensión en una mañana de buen clima y con antecedente de varios días de calor.

El manto nivoso es generoso pero en brusca reducción, lo que hace que hasta la cota 1.500 no sea necesario calzarse las raquetas, y de los crampones ya ni hablemos, sobran por la completa ausencia de hielo y quedan guardados en los macutos durante toda la actividad, la dificultad radica en la apertura de la huella y la elección de la mejor traza en la que no hundirse hasta la cintura.

El punto de inicio es Valverde De Los Arroyos desde donde seguimos en su primera parte el camino que comunica esta localidad con la de Majalrayo, actualmente investido con las marcas rojas y blancas del GR60, bordeando por su zona norte el circo que conforma el conocido salto de agua de «Despeñalagua», y siguiendo en su vertiente izquierda el propio Arroyo de la Chorrera, hasta el punto de confluencia con el Arroyo de la Pineda.

El punto de intersección del ambos arroyos marcan el inicio hacia el sur de la larga «espalda» o ladera que termina en la propia cumbre del Ocejón. Transitamos por esta inmensa gran ladera hasta la cota 1.900 m. momento en el que abandonamos la trayectoria directa para girar hacia el este para acometer la corta ascensión del Ocejoncillo que con sus 1.957 m. es un fabuloso balcón sobre la Gargantilla Majalrayo y Campillo de las Ranas.

Una vez disfrutada de esta cumbre, atacamos definitivamente las rampas finales del Ocejon, que parece querer defender su perímetro con lanzamientos de fuertes a fuertísimas rachas de viento conforme nos aproximamos a su cota somital… hay momentos que cuesta mantener el equilibrio en el corto pero aéreo tramo final de su ascensión.

Del descenso, que realizamos por el mismo itinerario mencionar tan solo la dificultad de transito sobre la nieve, ha avanzado el día las temperaturas han templado, aún más, y la nieve por extensión está más blanda, y se nos acaba un par de cientos de metros antes del punto en el que por la mañana nos habíamos puesto las raqueta…ç

En resumen: buena ruta, buen monte, y buen grupo de compis que lo hemos pasado a lo grande en una montaña que sabe a «grande»

 ¡¡ Nos vemos en las montañas !!